domingo, 21 de noviembre de 2010

Rewind (no me acuerdo del número)

Mi vida se ha convertido en un remolino de cosas que confunden mis sentidos, y creo que ya me estoy acostumbrando a eso. No se trata de ser feliz o unhappy sino que el camino es sinuoso y hay que saber andar en él. Punto y aparte, he considerado asistir a terapia, aunque con mucha calma. Digamos que mi experiencia con la psicologia no ha sido muy grata, y definitivamente no tengo el tiempo ni los animos para que alguien me pregunte durante sesenta minutos: "¿Cómo te siente con eso?", porque deifinitivamente se como me siento con eso. Lo estoy dejando para el próximo año.

La escuela fue muy wathever este semestre, creo que más de lo acostumbrado, aunque mi ñoñez ya se puso activa y estoy como pila tratando de recuperar el tiempo perdido. Espero que el próximo semestre me vaya mejor, por mientras me restan tres semanas para no llevarme ninguna materia.

Hubo un momento en que sentí que no había nadie a mi alrededor, nadie que compartiera mis ideas sobre la vida, la intelectualidad y la creación artística. Hasta que voltee a mi alrededor y los encontré. Ahí estaban, mis dos mejores amigos, mi hermanos que no necesitan ser nombrados. Y de nuevo me siento como mamá gallina con ganas de protegerlos, de cuidarlos y mimarlos.

El trío dinamico. L - I - Y

También he jugado un poco al escritor, y he llenado un poco el ego, pero creo que a veces es necesario, sobre todo porque aunque escribo para desahogar lo que siento o pienso me agrada mucho saberme leída y no está demás la convivencia con las personas que al igual que yo, escriben. Son buenas personas, y me gusta observarlas mientras hablan, descubro las cosas que nos hacen igual y las que nos diferencian kilometricamente. Como debe ser. Sino, la vida no sería tan divertida. Los dos jueves pasados estuve leyendo cuento y minificción, aquí les dejo un vídeo que mi Sorrento, grabo el pasado jueves.




Espero se entienda, pero la calidad del sonido es un poco mala, después subire los textos que leí ese día.

Mi sorrento y yo estamos por cumplir 4 años de relación. Ni yo me la creo, nunca pense que fueramos a durar tanto, lo cierto es que ahora es muy dificil que nos separemos. Cuando compartes tanto tiempo con una persona no se puede desbaratar tan facilmente. Me muero por ir de nuevo en Puebla, y sigo pensando en mi posible estadía en el DF el próximo verano.

He leído muy poco por mi cuenta, cosas que me han gustado, pero creo que hasta ahora ningún libro ha quitado del pedestal a La insoportable levedad del ser. Esa fue para mí la novela del año, aunque aún queda Diciembre.

Esta semana estuve viendo películas. De hecho, creo que sería bueno sacar una entrada por cada película que veo, pero por ahora será un pequeño resumen. ¿Recuerdan que quiero recuperar el tiempo perdido academicamente?

La primera fue El lado oscuro del corazón 2 , lo interesante es que creo que no es necesario ver la primera para está, contienen la suficiente información para entenderlas por separado. La poesía y la música de nuevo se vuelve el atractivo de la historia. Hubo partes que se me hicieron bellísimas y otras, simplemente indiferentes. Creo que me inclino a la primera.

También vi Scott Pilgrim vs the world, y bueno, soy lo bastante nerd para amarla. :P
Al parecer ya se descubrió el campo de trabajo de Michael Cera, y es que no me lo imagino pateando traseros de forma "seria". Amé la estética comic-videogame y a Wallace, el amigo gay de Scott.... y los colores del tinte de Ramona. Ahora, quiero lo comics! ...jejjeje...

Finalmente, hoy fuí al cine y me aventé a ver Machete. ¡La disfrute!, de una forma muy chida. ¡Las escenas de sangre e intestinos son la neta! Aunque no he visto mucho de Robert Rodriguez, es muy interesante ver el fime que empezó como una simple broma en Planet Terror. Podrán decir lo que quieran de está película, pero Machete... es la neta.

Ahora, quiero ver Norwegian Wood, la adaptación de la novela Tokio Blues: Norwegian Wood de Haruki Murakami, uno de mis escritores favoritos. Se presento en el pasado festival de Cannes yno he leído muy buenas criticas sobre ella, pero como no soy docta en cuestiones cinematograficas prefiero verla yo misma con estos ojos que se comeran los gusanos. Por cierto que el personaje principal está interpretado por Kenichi Matsuyama, que para los que no son frikis como yo, suena a nadie, el actor que interpreto a "L" en la película live action de Death Note. La razón por la que leí el libro y ame el trailer fue por que otra frikez mía, y es que corresponde al nombre de una canción de The Beatles.






Jejejeje... escribí mucho... :P

Saludos!

sábado, 6 de noviembre de 2010

There´s a place where I can go when I fell low, when I fell blue, and it´s my mind, and there´s no time when I´m alone.....


No hay lugar como el hogar.

Llevo veinte años caminando por la misma calle, saludando a Don Porfirio y evadiendo la mirada critica de mis vecinos. Aún así no hay lugar en el que me sienta más libre y protegida que en mi pequeña casa. Después de una semana de emociones que suben y bajan, después de tener una pesadilla angustiarte y de ser presa de mis sueños, no hay nada como subir a la azotea y recibir un baño de sol junto con blanquita.

martes, 2 de noviembre de 2010

Creo que soy experta en complicarme la existencia.

No se si sea la única persona que esta dividida entre el amor y la adoración de cierta imagen. Uno piensa que la persona perfecta para "dormir" y dormir es aquella que se dedica a lo mismo que tú y que tiene una experiencia de vida parecida.

Mientras lo (a) oyes hablar no dices nada, solamente lo (a) observas detenidamente y repites en tu cabeza: Si, yo también pienso eso o he sentido eso. El problema con la idealización es que se rompe muy fácilmente, cuando la burbuja estalla una especie de decepción ensombrece la imagen de tu motivo de adoración insana. Y dices: ¡Auch! No pensé que él (ella) hiciera eso o pensara eso. Justo lo que más aborrezco.

Entonces todos esos sueños, en los que esa persona te miraba con pasión, tomaba tu mano y te conducía a un baño de azulejos azules para despojarte de tu ropa, se vuelven una sucia mentira, la infidelidad por pensamiento te carcome los nervios. Después de una etapa de negación no te queda más que quedarte con esa otra parte de la idealización que te provoco esos sentimientos. Con lo escrito, con lo fotografiado, con lo dicho. Y te juras: Nunca más pondré los ojos en un artista y mucho menos en uno con el nombre prohibido.

Te levantas y comes un pedazo de chocolate, el celular suena. Por el auricular te saluda una voz discreta pero alegre. Y sonríes, y tu corazón salta. De tu mente se borra el personaje idealizado y aparece el amado. Y recuerdas las noches en su casa, en su cama, en su cuerpo desnudo, las frías mañanas de Puebla, la caminata en la playa, el malecón de Puerto Vallarta, la muerte de Niebla, la llegada del Sr. Perro. Y la balanza se aloca y se va del lado del personaje amado.

La ausencia es difícil, pero te prometes que nunca abandonaras una relación de espinas y rosas por una idealización, que es más peligrosa que una cuerda floja. No jugaras de nuevo ese juego y mucho menos con artista con el nombre prohibido.

Y cuando vez que los dos están en el mismo espacio que tú, uno de cada uno de tus costados, sonríes nostalgicamente. Saludas al que esta a tu lado izquierdo y tomas la mano de quien esta a tu lado derecho. Al final del día, es con él (ella) con quien quieres estar. Caminan por la calle de los intelectuales pretenciosos y hablan de lo que harán después de terminar la universidad: ¿Vivir juntos? ¡Claro!, En la capital quizás, y compraremos un hurón que se robe nuestras cosas. Nos desvelaremos viendo porno. Y pondremos una taquería en donde habrá lecturas de poesía.


Y eres feliz. Con esa persona no necesitas fingir lo que no eres. Con él (ella) eres libre, no solo hablas de política, arte, y otras cosas inútiles. Hablas de cosas más interesantes o importantes: ¡Ya viste el vídeo del Canaca! Yo quiero una playera con la fotografía de ese ñor!, ¡Vamos al cine!, ¡Vamos a mi casa y olvidemos que el mundo existe!

Entonces, sabes que no estas tan perdido. Que en este momento, encontraste a la persona imperfecta para ti, tanto que pueden dormir juntos sin enterrarse las uñas.

Eso, ya es ganancia.